Versión web
ISSN 1688-0994


Versión impresa
ISSN 1510-2173


» Inicio
 » Noticias
 » SUIS Informa
 » Editorial
 » Temas
 » Para Visitar
 » Para Concurrir
 » Para Leer
 » Leer Online
 » SUIS


Editor
Q.F. Thais Forster A.

Edición Web
Gastón Marrero

Última actualización
25/09/2002
TEMAS N° 6 - 1

Riesgos a la Salud Provocados por los Teléfonos Celulares Móviles - Una Discusión Reabierta: Los Efectos a Largo Plazo

Álvaro A. A. de Salles, Claudio E. Fernández
LACOM, Depto. Eng. Elétrica, UFRGS

La publicación reciente de nuevos estudios y la expectativa de que importantes programas de investigación vean sus resultados publicados en los próximos meses han reavivado el interés de los medios de comunicación a respecto de los riesgos a la salud que el uso del teléfono celular móvil puede traer.

El problema:

En función de la extrema proximidad de la antena del teléfono celular con la cabeza, los usuarios están siendo expuestos a campos electromagnéticos en intensidad y por períodos de tiempo nunca antes vistos por ningún sector significativo de la población.

Independiente de la posibilidad, ya relatada, de interferir en dispositivos médicos como marcapasos y equipos hospitalarios, incluso de salas de emergencias, los efectos biológicos de las ondas electromagnéticas son divididos para su estudio en "efectos térmicos" y "efectos atérmicos".

Efectos térmicos:

Los efectos térmicos son aquellos provocados por el calentamiento directo de los tejidos como resultado de la absorción de la energía electromagnética en un medio disipante. Diferente de las radiaciones ionizantes con longitud de onda inferiores (p.ej., UV-B), las radiaciones de microondas y radio frecuencias, RF, no son apenas absorbidas en la piel, sino que, pueden penetrar hasta tejidos del interior del cuerpo, que, al contrario de la piel no poseen terminales sensibles al calor. De esta forma, puede ocurrir un aumento perjudicial de temperatura en regiones profundas sin que el usuario llegue a sentirlo. (Como ejemplo anecdótico se puede citar que ha sido abundantemente documentada en estudios de ornitólogos la correlación entre el número de torres de sistemas de comunicaciones y la mortandad de pájaros.)

Estos efectos térmicos han sido estudiados ampliamente y los resultados de la absorción de los campos electromagnéticos por diferentes tipos de tejidos son conocidos desde hace varias décadas, habiendo, en ese sentido normas y recomendaciones internacionales que establecen límites de exposición. Estos límites son expresados en valores de Densidad de Campo o de SAR, (Specific Absorption Rate, Razón de Absorción Especifica) que es el parámetro de dosimetría mas utilizado y de distancias mínimas de seguridad con relación a las antenas, que en el caso de los teléfonos celulares es inferior a algunos centímetros.

Actualmente es posible obtener el mapeamiento de resultados de SAR en la cabeza del usuario, a través de precisos cálculos numéricos basados en diferencias finitas en el dominio temporal - FDTD. Diferentes autores, usando recursos computacionales masivos (p.ej. para nuestros cálculos disponemos de un supercomputador paralelo CRAY T94) han obtenido resultados convergentes entre sí y con medidas hechas en modelos experimentales. Estos cálculos pueden ser reproducidos aproximadamente en pequeñas redes de computadoras o incluso en computadoras personales y podemos mostrar con ellos que, en algunas condiciones corrientes de uso, gran parte de los modelos de teléfonos portátiles no respetan los valores máximos de SAR recomendado. También se pueden identificar las áreas y tejidos mas afectados, que serán básicamente las mas próximas a la antena, y los nodos o puntos de concentración de SAR en ellas (p.ej. globo ocular, donde es bien conocida la inducción de "cataratas por microondas")

En función de estas consideraciones, y para el caso específico del teléfono móvil, el FCC norteamericano, que habilita actualmente de forma automática los equipos de "baja potencia" (inferior a 740mW) está estudiando exigir este tipo de cálculos para cualquier transmisor con mas de 100mW, lo que incluiría a los teléfonos celulares. (Para los modelos ya comercializados el estudio prevé la amplia divulgación de los valores de SAR inducido.)

Por otra parte estas normas están siendo revisadas con el objetivo de tornarlas más restrictivas y no es raro encontrar opiniones de que las recomendaciones actuales son inútiles porque no tienen en cuenta los riesgos de los efectos atérmicos. De hecho, una de las razones de ocurrir estas revisiones en las normas, es el defasaje entre la velocidad de la difusión de los servicios de telefonía móvil y la natural exigencia de tiempo para la maduración confiable de las investigaciones, en particular en el área medica. En este sentido, este es un caso típico donde la tecnología creció muy rápidamente y las consecuencias biológicas en los usuarios solo están siendo conocidas después de su difundida y arriesgada utilización.

Efectos atérmicos:

Los efectos a largo plazo o efectos atérmicos son actualmente uno de los ejes de la investigación y de la polémica. Se trata de efectos electro físicos o bioquímicos causados directamente por los campos electromagnéticos inducidos, que pueden ocurrir sobre los sistemas nervioso central, cardiovascular e inmunológico.

Los resultados de estas investigaciones aun no han sido concluyentes, siendo que algunos resultados son conflictivos entre sí, o de difícil validación en función de las diferentes técnicas experimentales y la precisión en la caracterización epidemiológica, la dosimetría de microondas y RF en campo próximo y la presencia de factores extraños.

Han sido documentados efectos que incluyen alteración de la movilidad de ions y del flujo iónico en las membranas celulares, y de calcio en la barrera sangre-cerebro, alteraciones en la síntesis de DNA y trascripción de RNA, alteraciones en la respuesta normal a señalizadores (hormonas, neurotransmisores, factores de crecimiento,...) y en el desarrollo y lateralidad de tumores cerebrales, pero aun no ha sido totalmente confirmada la existencia de estos efectos para valores de SAR inferiores a los recomendados actualmente, lo que justificaría la estudiada reducción de los limites.

Recientemente, un panel de investigadores reunidos a pedido del gobierno canadiense concluyó que los campos de RF, como los de los teléfonos celulares, pueden producir efectos biológicos mismo en niveles en los cuales no ocurren efectos térmicos, que son los niveles asegurados por las normas. Citan, en particular, alteraciones en la permeabilidad de la barrera sangre-cerebro, en la regulación de calcio y en el crecimiento de la encima ODC. Por otra parte, este mismo panel concluyó que no hay evidencias suficientes para disminuir los niveles aceptados por norma, que son calculados en función de los efectos térmicos, ya que no se sabe exactamente sobre cuales parámetros actuar para controlar estos efectos.

Estas conclusiones han sido aceptadas por el parlamento ingles, que ha pedido aumentos presupuestarios a la investigación en este tópico, en el momento en que la Unión Europea discute la adopción de la norma ICNIRP ("International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection") con fuerza de ley, y varios países miembros objetan que esta norma no considera los efectos a largo plazo. En otros países, desde Suiza a China se adoptan, por precaución, normas hasta 100 veces más restrictivas.

Entre los recientes estudios que fundamentan estas preocupaciones se encuentran ensayos que muestran el daño genético producido por valores subtérmicos de campo, pero que, por su difícil reproducibilidad, han sido contestados por otros estudios del potencial epigenético de RF en cultivos y exposiciones de largo plazo en cobayas, que no han cosechado evidencias del potencial genotóxico de las RF para niveles subtérmicos. También se observa que las evidencias de causalidad entre el cáncer y las RF son débiles para todas las situaciones que no implican en riesgo previo, a no ser en condiciones de riesgo. En este sentido, dos recientes estudios epidemiológicos independientes apuntan evidencias de que los usuarios de celulares son mas propensos a desarrollar tumores cerebrales en las regiones próximas a donde usan el teléfono, habiendo una correlación entre la lateralidad de tumores neuroepiteliales y el lado con el cual el paciente sostiene el teléfono celular. Aunque no se ha observado un aumento general en la incidencia de este tipo, poco frecuente, de tumores y también se observa lateralidad en otro tipo de situaciones. La coincidencia entre las regiones de los lóbulos occipitales y temporales donde se ha observado aumento de 250% en la incidencia de tumores con las regiones de mayor SAR calculado es un resultado significativo.

Hace ya mas de quince años que estudios con cobayas mostraban la incidencia de tumores malignos inducidos por los campos de RF, pero no es raro encontrar nuevas publicaciones que demuestran, incluso una reducción marginal de la incidencia de tumores inducidos químicamente en cobayas, cuando estas son irradiadas.

El Dr. George Carlo quien lideró en los últimos seis años un programa de investigación de la WTR - CTIA ("The Cellular Telecommunication Industry Association"), con un presupuesto superior a los 25 millones de US$, que, junto con un estudio semejante de la OMS (Organización Mundial de la Salud) son dos de los programas de investigación más importantes en los efectos biológicos de los teléfonos celulares, no habiendo llegado a resultados conclusivos, declara que la ciencia se encuentra en "una región gris".

Comentario:

No obstante, el sentido común indica que se tomen restricciones al uso, principalmente por parte de niños y jóvenes que son comprobadamente más sensibles a radiación ionizante y cancerígenos químicos y donde las distancias entre las antenas y ojos son inferiores, hasta que las investigaciones lleguen a resultados inequívocos y que, a través de la legislación o concientización se logre que los fabricantes de teléfonos portátiles introduzcan en sus líneas de producción modelos provistos de antenas de baja radiación y mejor directividad. Si con las antenas monopolo actuales, y dadas las elevadas constantes dieléctricas de los tejidos de la cabeza que modifican el diagrama de irradiación en el espacio libre, entre el 50% y 70% de la potencia irradiada es absorbida en la cabeza, direccionando la potencia emitida por la antena hacia el lado opuesto al usuario, se estará evitando la irradiación en niveles peligrosos de la cabeza al mismo tiempo que se optimizará el equipo desde el punto de vista de la calidad de comunicación y durabilidad de baterías. Haciendo un paralelismo podemos imaginar en un futuro próximo, fabricantes de teléfonos celulares anunciando sus modelos con el valor de SAR como los fabricantes de cigarrillos lo hicieron con los valores de nicotina.

Sorprendentemente, a pesar de años de dudas acerca de la seguridad del uso de los teléfonos celulares, con fundadas preocupaciones de que podría incluso acelerar el desarrollo de enfermedades degenerativas, la humanidad ha batido todas las expectativas de crecimiento de este mercado. En este momento son 250 millones de usuarios de teléfonos celulares que deben tomar cuidado, no por causa de los peligros que la ciencia ha podido comprobar sino porque no se ha podido comprobar totalmente la seguridad e inocuidad de este servicio.

Bibliografia:

[1] Salles, A.A., "Biological Effects of Microwave and RF", SBMO/IEEE MTT-S, International Microwave and Optoelectronics Conference, , Rio de Janeiro, Brasil Ago 1999 pp.611-7.

[2] Salles, A.A. "Efeitos Biológicos dos Telefones Celulares", Revista da Sociedade Brasileira de Telecomunicações, !996 dez; 11 (1) :71-80.

[3] Irnich W., Tobisch R., "Mobile Phones in Hospitals", Biomedical Instrumentation and Tecnology, pp 128 -34, Jan/Feb 1999.

[4] Irnich W., Tobisch R., "Mobilfunk im Krankenhaus: EinfluB von Mobiltelefonen auf Lebensrettende und Lebenserhaltende Medizintechnik" Schiele und Schön, Berlin 1999

[5] "Avian Mortality at Communication Towers" Topic of the 117th Meeting of the American Ornithologist's Union, Aug 11,1999, Ithaca NY.

[6] Evans, B., "Communication Towers Killing Birds" Cornell University News Service, Sep. 22, 1999.

[7] FCC 96-326: "FCC Updates its Guidelines for Evaluating the Environmental Effects of Radiofrequency Emissions: Action Implements Telecom Act provisions (ET Docket No. 93-62)", Repport DC96-76 http://www.fcc.gov/oet/headline/fcc96326.html

[8] IEEE/ANSI C95.1-1992, "IEEE Standard for Safety Levels with Respect to Human Exposure to Radio Frequency Electromagnetic Fields, 3kHz to 300GHz", IEEE, Inc. New York, NY 10017, 1992.

[9] ANATEL, "Ata da 79ª Reunião do Conselho Diretor", Agencia Nacional de telecomunicações, Brasilia, Brasil, Oct. 1999

[10] "RF Guidelines Statement" Radio Frequency Interagency Work Group (RFIA-WG), Jun, 19th, 1999

[11] Salles,A.A. et al. "Simulações e Medidas dos Campos Irradiados pelos Telefones Celulares Portáteis", Simpósio da Sociedade Brasileira de Microondas e Optoeletrônica, pp 384-388, Joinville, Brasil, 1998

[12]Qishan Yu, et al. "An Automated SAR Measurement System for Compliance Testing of Personal Wireless Devices" IEEE Trans. on Electromagnetic Compatibility, 41, pp. 234-245 Aug 1999

[13] http://www.bemi.se/founder/clips/
cellularSAR.html

[14] Dimbylow, P.J. "FDTD Calculations of SAR for a Dipole Closely Coupled to the Head at 900MHz and 1.9GHz", Phys. Med. Biol., vol38, pp361-368, Jan 1993

[15] European Official Journal of the European Communities, 21 Jun 1999 www.europa.eu.int/eur-lex

[16]"European Union to Adopt ICNIRP-Based Guidelines; Italy Protests that Decision Ignores Long Term Effects", Microwave News, 19_4, pp.1-3 Jul 1999

[17] Moulder et al., "Cell Phones and Cancer: What is the Evidence for a Connection?(a review)", Radiation Research, 151, pp.513-531, May 1999

[18] "Replication Attempt Finds No Support for Lai Singh Work: Debate Continues Over DNA Damage from Microwaves", Microwave News, 19_5, pp..5-6 Sep 1999

[19] Isabelle Lagroye et al. "Measurement of DNA Damage After Acute Exposure to 2450MHz Microwaves in Rat brain Cells by Two Alkaline Comet Methods" Proceedings of the 21st. Annual Meeting of the Bioelectromagnetics Society , Long Beach, CA, Jun 20-24, 1999

[20] Lai, H. and Singh, N.P. "Single and Double-Strand DNA Breaks in Rat Brain Cells after Acute Exposure of Radiofrequency Electromagnetic Radiation" , International Journal of Radiation Biology, 69, pp.513-521, 1996

[21] Lai, H. and Singh, N.P. "Melatonin and a Spin-Trap Compound Block Radiofrequency Electromagnetic Radiation Induced DNA Strand Breaks in Rat Brain Cells" Bioelectromagnetics, 18, pp.446-454, 1997

[22]Malpaya, R. et al. "Measurement of DNA Damage After Exposure to 2450MHz Electromagnetic Radiation", Radiation Research, 148, pp.608-617, 1997

[23] Malpaya, R. et al. "Measurement of DNA Damage After Exposure to Electromagnetic Radiation in the Celular Phone Communication Frequency Band (835.62 and 847.74 MHz)", Radiation Research, 148, pp.618-627, 1997

[24]Malpaya, R. et al. "Detection of DNA Damage by the Alkaline Comet Assay After Exposure to Low-Dose Gamma Radiation", Radiation Research, 149, pp.396-400, 1998

[25]Malpaya, R. et al. "DNA Damage in Rat Brain Cells After In Vivo Exposure to 2450MHz Electromagnetic Radiation and Various Methods of Euthanasia", Radiation Research, 149, pp.637-645, 1998

[26]Rojas, E., Lopez, M.C. and Valverde, M. "Single Cell Gel Electrophoresis Assay: Methodology and Applications", Journal of Chromatography B, 722, pp225-254, 1999

[27]Verschaeve, L and Maes, A. "Mobile Phones Cytogenetics", Proceedings of International Workshop on Possible Biological and Health Effects of RF Electromagnetic Fields, pp221-230, Vienna, Austria, Jul.1999

[28] Velizarov, S. et al. "The Effects of Radiofrequency Fields on Cell Proliferation are Non Thermal" Bioelectrochemistry and Bioenergetics, 48, pp.177-180, Feb 1999

[29] Jhonson et al. "A Cerebral Primitive Neuroectodermal Tumor in a Squirrel Monkey" Journal of Medical Primatology, 28, pp.91-96,Apr.1999

[30] Elwood, M. "A Critical Review of Epidemiologic Studies of Radiofrequency Exposure and Human Cancers" Environmental Health Perspectives, 107, Supplement 1, pp.155-168, Feb 1999

[31] "A Review of the Potencial Health Risks of RF Fields from Wireless Telecommunication Devices" Royal Society of Canada, On Canada 1999 www.rsc.ca

[32] "Mobile Phones and Health", Select Committee Report of the House of Commons no. 489, London, UK, 1999 www.parliament.the-stationery-office.co.uk/pa/
cm199899/cmselect/cmsctecv/489

[33] Hardell Lennart et al., "Use of cellular telephones and the risk for brain tumours: A case-control study" International Journal of Radiation Oncology, 15, pp.113-116 Jul 1999

[34] Hardell Lennart et al., "Angiosarcoma of the scalp and use of a cordless (portable) telephone", Epidemiology, 10(6), pp 785-786, Nov 1999

[35] Muscat Joshua et al., Wireless Technology Research, Press Release May,24th, 1999

[36] Johansen C. "Cellular Telephones, Magnetic Field Exposure, Risk of Brain Tumours and Cancer at Other Sites: A Cohort Study" Radiation Protection Dosimetry , 83, pp155-157, 1999

[37]"Mobile Phone-Brain Tumor Risk in the Limelight Again: Focus on Swedish and US EPI Studies" Microwave News , 19_3, pp.6-8 Jun 1999

[38]"Cancer Surveillance Series: Recent Trends in Childhood Cancer Incidence and Mortality in the United States" Journal of the National Cancer Institute, 91, pp1051-1058, Jun 16, 1999.

[39] "Microwave News Flashback", Microwave News, 19_4, pp15, Jul 1999

[40]Adey Ross et al. "Spontaneous and Nitrosourea-Induced Primary Tumors of the Central Nervous System in Fischer 344 Rats Chronically Exposed t 836MHz Modulated Microwaves" Radiation Research, 152, pp293-302 Sep 1999

[41] "Tryung to Make Sense of the News", Microwave News, 19_5, pp19, Sep 1999

[42] "Mobile Phone Radiation Levels Should be Made Public", Microwave News, 19_3, pp19, Jun 1999

Álvaro Salles es ingeniero eléctrico, con PhD por la Universidad de Londres cuyos trabajos e investigaciones en el área de circuitos y dispositivos optoelectrónicos y de microondas, son publicados y referidos regularmente en revistas internacionales patrocinadas por el IEEE. En la última década se ha tornado también referencia, en Brasil, en el estudio de los efectos biológicos de microondas y RF.

Claudio Fernández es uruguayo, ingeniero electrico por la Universidade de Campinas. Desde 1996 es orientado por el Prof. Salles con el cual há colaborado en diferentes estudios y publicaciones, asi como en la fundación del nuevo Laboratório de Comunicaciones Electro-Ópticas, LACOM, de la UFRGS, del cual es responsable, y donde se llevan a cabo estudios numéricos y mediciones en efectos biológicos de celulares. fdez@iee.ufrgs.br


< Volver

Inicio |  Noticias |  SUIS Informa |  Editorial |  Temas |  Para Visitar |  Para Concurrir
Para Leer |  Leer On line |  SUIS